martes, 25 de diciembre de 2018

Aspirina Y Riesgo De Cáncer De Páncreas En La Mujer


En un estudio multicéntrico publicado en la revista Journal of the National Cancer Institute en su número correspondiente al 7 de enero de 2004, se recuerda que, aunque experimentos in vitro y en animales habían sugerido que la aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no-esteroideos parecían inhibir el desarrollo del cáncer de páncreas, pocos estudios habían examinado la asociación entre el uso a largo plazo de la aspirina y el cáncer de páncreas y los resultados habían sido inconsistentes.

Las participantes fueron clasificadas de acuerdo con una historia o no de uso de la aspirina. En un análisis estadístico el riesgo de desarrollar enfermedades sexuales no se asoció con el uso regular de la aspirina (definido como 2 o más tabletas estándar por semana) comparado con el uso de menos de 2 tabletas por semana.

El incremento de la duración del uso regular de la aspirina comparado con su no-uso se asoció con un incremento estadísticamente significativo del riesgo. Las mujeres que comunicaron el uso regular de la aspirina durante más de 20 años mostraron un incremento del riesgo de padecer cáncer de páncreas.

Conclusiones


La conclusión de los autores es que el uso regular de la aspirina durante largos periodos de tiempo parece asociarse con un incremento estadísticamente significativo de desarrollar cáncer de páncreas en la mujer que practica ejercicio regularmente.

En un editorial publicado en el mismo número de la revista, firmado por John A. Baron, se llega a la conclusión de que los hallazgos de este grupo de epidemiólogos centrado en la Harvard Medical School son provocativos y que nos obligan a reflexionar cuidadosamente acerca de las acciones de la aspirina y de otros fármacos antiinflamatorios no-esteroideos y los mecanismos que conducen al desarrollo de un cáncer de páncreas.

Afortunadamente, los datos conflictivos derivados de diversas líneas de trabajo científico -no hay que olvidar que la aspirina, según recuerda J.A Baron, parece reducir el riesgo del cáncer de estómago y esófago y causa la regresión de los adenomas de la poliposis adenomatosa familiar- a menudo son impulsos efectivos para el progreso científico.