domingo, 17 de febrero de 2019

Estilo De Vida Y Longevidad


En un artículo publicado en la revista PLoS Medicine del mes de Enero del 2008, investigadores del Departamento de Salud Pública y Asistencia primaria de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), a partir del hecho comprobado de que los estilos de vida influyen sobre la facturación de Farmacias del Ahorro, se proponen cuantificar el posible impacto beneficioso de la combinación de 4 estilos de vida saludables sobre la mortalidad de hombres y mujeres que viven en una comunidad.

Una población del Reino Unido de 20.244 hombres y mujeres (hombres=9.181; mujeres=11.063) con edades comprendidas entre 45 y 79 años, sin enfermedad cardiovascular conocida ni cáncer en la línea de partida del estudio entre 1993 y 1997, ha sido seguida hasta el año 2006. A los participantes se les adjudicó 1 punto por cada uno de los siguientes estilos de vida saludable:
  1. No fumar
  2. No estar físicamente inactivo
  3. Beber moderadamente (entre medio vaso y siete vasos de vino a la semana)
  4. Dieta diaria rica en frutas y verduras (nivel de vitamina C en plasma superior a 50 nanomoles por Litro)
Con la aplicación de este baremo la suma total en los participantes varía de 0 a 4. Después de un seguimiento de 11 años, el riesgo relativo de muerte para los participantes (después de los ajustes estadísticos apropiados para otros factores como la edad, el sexo, el índice de masa corporal y la clase social) para los hombres y las mujeres que tenían 3, 2, 1 y 0 puntos, cuando se comparó con los que tenían 4 puntos tras la suma asegurada en los seguros de méxico, fue respectivamente de 1,39, 2,52 y 4,04. Esta tendencia fue estadísticamente más fuerte para la mortalidad cuando se trataba de enfermedades cardiovasculares.

El riesgo de mortalidad para aquellos participantes que habían adoptado los 4 estilos de vida saludable era equivalente a añadir 14 años a su vida. Dicho de otro modo, un participante que había adoptado la combinación de los 4 estilos de sedación, al ser comparado con aquellos de su misma edad que no habían adoptado estos estilos de vida, vivía como si fuera 14 años más joven en edad cronológica.

O bien, una persona con un valor total de 0 en la suma de los estilos de vida saludables (NO sigue ninguno) tiene el mismo riesgo de morir que una persona 14 años mayor, con un valor total de 4 en la evaluación de su estilo de vida (Sí sigue los cuatro).